La gastronomía te pide vino.

Después de ver las distintas tipologías de vino disponibles en España, está claro que el vino forma parte de nuestra cultura, no solo por su elaboración a partir de la vendimia declarada casi fiesta cultural, sino como un acompañante en muchas comidas, cenas, celebraciones y brindis. Da igual el clima que haga o el encuentro que hayas tenido con amigos, familia o pareja, el vino acompaña cada mesa y cada plato, y es que la gastronomía española te pide vino sí o sí.

Pero, ¿qué vino combina con cada plato? Según la RAE, el maridaje es la unión o armonía de varias cosas que se enlazan o se corresponden entre sí. En el caso de vino y comida, buscaremos siempre un equilibrio entre sabores y aromas. La única dificultad radica en la riqueza de nuestros vinos y nuestra gastronomía porque ¡las combinaciones son infinitas!

gastronomía y vino

 

TIPOS DE MARIDAJE

Maridaje por similitud

Hay muchos tipos de maridajes, el maridaje por similitud es quizás el más común y conocido. Su objetivo radica en la búsqueda de la armonía entre sabores similares, de manera que se realcen las características tanto de la comida como del vino. Por ejemplo, los vinos ligeros acompañarán a pescados y carnes blancas, los tintos con más cuerpo a carnes rojas y los vinos dulces se reservarán para los postres.

Maridaje por contraste

“Los polos opuestos se atraen” dice el refrán. Pues en esto mismo consiste el maridaje por contraste; opuesto al anterior y quizás el más arriesgado y complicado. En este caso se trata de buscar el equilibrio entre comida y vino con características muy distintas -casi opuestas- que se complementan a la perfección uniendo sabores muy diferentes entre sí. En este caso, el ejemplo más claro es combinar vinos dulces y platos salados con el fin de que la gran diferencia existente entre ellos dé paso a nuevas experiencias que despierten nuestros sentidos.

tipos de maridaje con vinos

 

Maridaje por los sentidos

Y hablando de los sentidos…también existe la posibilidad de unir comida y vino basándonos en los 5 sentidos: vista, oído gusto, olfato y tacto.

  • EL GUSTO – Aquí entrarían los maridajes citados anteriormente (por similitud y por contraste) buscando el balance del equilibrio gustativo.
  • EL OLFATO – Otra opción es pensar en un maridaje por aromas como podrían ser por ejemplo la elección de vinos con aromas ahumados para platos ahumados o parrillas.
  • EL TACTO – En este caso, la textura tanto del alimento como del vino tienen mucho que decir. Así, buscaremos vinos con cuerpo para platos “contundentes” o vinos delicados para platos con textura delicada.
  • LA VISTA – Sería un maridaje basado en similitudes visuales (por ejemplo, por colores): vinos blancos para pescados blancos, carnes blancas, …
  • EL OÍDO – Sí, sí, has leído bien… ¿por qué no?  La música acompaña también al vino y a la comida, buscar melodías/canciones en función de lo que transmita el vino y la comida. Vino joven con música más animada y rápida, vinos con más crianza con músicas más elegantes, música clásica, etc.

maridaje por los sentidos

 

Maridaje por proximidad

Este tipo de maridaje se basa en la combinación de los vinos propios de una determinada zona con los alimentos de ésta. Un ejemplo sencillo de este maridaje sería, por ejemplo, un vino blanco gallego con un buen pulpo.

 

10 CONSEJOS BÁSICOS PARA ACERTAR CON EL MARIDAJE

De forma general, debemos buscar un equilibrio entre las sensaciones que aporta el vino y los ingredientes del plato. El principio básico para acertar con el maridaje es considerar el vino como un ingrediente más.

  1. El vino debe ser más ácido que la comida.
  2. El vino debe ser más dulce que la comida.
  3. Las grasas y el aceite equilibran los vinos ricos en taninos.
  4. Los vinos con acidez y sabores dulces neutralizan las comidas picantes.
  5. Los blancos, rosados y espumosos suelen crear maridajes por contraste.
  6. Los tintos suelen crear maridajes por complemento.
  7. El cuerpo del vino debe ser igual al de la comida.
  8. Los vinos que contienen gas son ideales para alimentos salados.
  9. Los blancos o generosos van bien con la cocina asiática.
  10. Cuidado con las salsas y guarniciones, marcan el sabor de un plato.
  11. El impacto de la comida amarga es menor con vinos con algo de efervescencia.
  12. Para platos imposibles como alcachofas o espárragos lo ideal son los vinos de Jeréz.
  13. Los postres suelen maridarlos con vinos dulces, pero hay alternativas según si el postre tiene frutas, chocolate negro, cremas, hojaldre…

Además, debemos tener en cuenta los tipos de vino existentes para realizar los maridajes y su temperatura de servicio y conservación, muy muy relevante para conservar los vinos en su estado óptimo.

Más allá de estos consejos, no olvidemos que EL MARIDAJE NO ES UNA CIENCIA EXACTA. Al final, el mejor maridaje es el que más le gusta a cada uno, y eso va a depender no solo de tus gustos y preferencias, sino del lugar, de la ocasión, o de la compañía. Desde “Mejor con Vino” te animamos a que pruebes diferentes combinaciones y encuentres el perfecto plato y copa de vino que hacen que tu paladar rebose de felicidad.

consejos para un buen maridaje

 

LA NAVIDAD Y EL MARIDAJE EN BUENA COMPAÑIA

Y qué mejor momento para aplicar el maridaje y sus tipos que estas fechas tan señaladas y especiales donde nos juntamos con amigos, familia o con gente que vemos una vez al año… y, donde el mejor anfitrión en la mesa es la comida, sí, pero deseamos que el vino también. Te animamos a que releas el post y hagas anotaciones para que en estas navidades de comilonas, apliques alguno de los maridajes acompañando los platos con esos vinos y esa compañía tan especial que inundará nuestras casas.

maridaje y buena compañia

 

CONTENIDO RELACIONADO