DE LA ALFOMBRA ROJA A LOS VIÑEDOS

La elaboración del vino es un arte que requiere de pasión y, sobre todo, trabajo duro. Se basa en darle los matices adecuados para encontrar el punto exacto en el que todos los elementos se cohesionan creando una personalidad singular. Es, indudablemente, algo similar a lo que experimenta el actor ante su primera aproximación a un guion, intentar darle ese toque personal, esa profundidad que haga única su interpretación. Que el vino y las estrellas de Hollywood cruzasen sus caminos antes o después, era inevitable.

DE LA ALFOMBRA ROJA A LOS VIÑEDOS

La elaboración del vino es un arte que requiere de pasión y, sobre todo, trabajo duro. Se basa en darle los matices adecuados para encontrar el punto exacto en el que todos los elementos se cohesionan creando una personalidad singular. Es, indudablemente, algo similar a lo que experimenta el actor ante su primera aproximación a un guion, intentar darle ese toque personal, esa profundidad que haga única su interpretación. Que el vino y las estrellas de Hollywood cruzasen sus caminos antes o después, era inevitable.

Son muchas las razones que han atraído la atención de diversas celebridades por el mundo del vino. Para algunos esta pasión viene dada por tradición familiar, otros la descubrieron a través de viajes y quisieron hacer realidad el sueño de crear su propio vino y, en otros casos, existen finalidades benéficas.

La lista de famosos hollywoodienses que han deseado dejar su huella en el paseo de la fama del vino es larga, desde el director Francis Ford Coppola, actrices de la talla de Drew Barrymore o Diane Keaton, actores como Kurt Russell, Sam Neill o Dan Aykroyd hasta algunos tan mediáticos como la antigua pareja formada por Brad Pitt y Angelina Jolie.

Lo que está claro es que el mundo del vino no deja indiferente a nadie, siendo incluso capaz de captar las miradas de aquellos que atraen las luces de los focos.